Follando a la Empleada Domestica

0 vistas
0%

Fue una situación cotidiana, la empleada llegó temprano para hacer las tareas de limpieza y para cocinar y mi esposa se fue a trabajar, tuve unas ganas intensas de follar a esta jovencita, ya tiene 25 años, edad ideal para gozar de un culo como el suyo, felizmente cedió ante mi propuesta de un dinero extra, cuando me vio la polla no dudó en montarse encima de mí, no me dio permiso para grabar, pero tampoco creo que le moleste, puse el móvil en un lugar estratégico y pude registrar esos movimientos maravillosos de su culo siendo clavado por mi polla, ella me susurraba cosas, yo solo sentía su juvenil coño mojándose cada vez más, me corrí dentro de ella.